wwww.paztotal.org
Si me amas obedéceme!

Leido 938 Veces

Reflexion (Paz Total)

Si me amáis, guardad mis mandamientos. Juan 14:15

Un hijo desobediente le trajo a su mama en el día de las madres un hermoso ramo de flores con todo el dinero que gano de su salario, la madre al ver el regalo se quedo sorprendida por el mismo, sin embargo el hijo no veía que ella estuviese complacida sino que tocaba las flores con desanimo como pensando que faltaba algo, el hijo quien la observaba, esperaba que su madre saltara de alegría y le diera un gran abrazo de agradecimiento y ganarse todos los puntos perdidos, sin embargo la madre solo pudo decirle al hijo; están muy lindas las flores. El hijo se enojó mucho pensando; mi madre no valoró el esfuerzo que hice para comprar las flores, toda una quincena completa gasté en tal preciado regalo y mi madre no me agradeció por él, ni siquiera la vi feliz, que malagradecida madre? Qué cree usted que esperaba la madre de aquel desobediente joven? La respuesta es más que obvia, ahora imagine la misma escena donde un esposo infiel, le lleva a su esposa el ramo de flores más grande que exista y que haya pagado inclusive la totalidad del sueldo de un año, como recibirá ese regalo la esposa? Que cree que espera ella como mejor regalo? Ahora en el ámbito espiritual observe esta otra escena; Dios dice: “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” 1 Juan 2:3-6. Cuantos decimos conocer a Dios y amarlo de todo corazón y no queremos obedecerlo, o no nos da la gana de obedecerlo, pero luego queremos ir a la iglesia a darnos golpes de pecho, a llevar nuestra ofrenda, a ir de rodillas todo un día con una vela encendida o vestidos de morado pagando una promesa, pero nuestro corazón está sucio y sin arrepentimiento, muy lejos esta de Dios, que crees que opina Dios de esa ofrenda, de esa alabanza o de esa frase; Yo amo a Dios, a él no le importa si obedezco sus mandamientos, lo importante es el amor. Nada hay nada más engañoso que tal frase, lo vemos en la madre que mencionamos y en el caso de la esposa, si amas a Dios obedécele, es por esta causa que hay tantas iglesias en el mundo similar a los esposos infieles, dicen amar a Dios pero no obedecen su ley y luego quieren tapar todo con el manto del amor de Dios. Si amas a Dios obedécele completo, si amas a tu familia respétala, si amas a tus padres obedéceles, si aman a su novia, esposa, etc. sean fieles, ese es el sello del verdadero amor, fidelidad y obediencia. Sin obediencia a Dios no hay amor que valga y mucho menos la vida eterna.

Autor: david cedeño

Fecha de Publicación: 02-Nov-2017