wwww.paztotal.org
Caídos en desgracia.

Leido 714 Veces

Reflexion (Paz Total)

Porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia. Proverbios 24:16.

Qué tristeza ver a tu amigo, a tu hermano, a tu propio hijo, o a otro familiar tuyo derrotado, o pasando por desgracia, mi corazón se llena de tristeza al pensar en alguien a quien amo tanto, verlo reducido a nada, abandonado por sí mismo, sin esperanza para el futuro, con el corazón tan apagado y derrotado, como esperando lo inevitable. al escuchar su voz, lo siento tan vacio y tan triste, me parte el alma escucharle y quisiera hacer más por él, sin embargo no se puede ayudar a quien no desea ayudarse a sí mismo, puedes intentarlo pero si esa persona no se quiere a sí misma y no toma la determinación de luchar y levantarse, no hay nada que puedas hacer por ella, oro y suplico a Dios que siga hablándole y que no se canse de llamarle una y otra vez, porque mi deseo es verlo en los brazos del señor. La mejor cura para el desanimo, la depresión y la tristeza es tener a Jesus en tu corazón, sin él es imposible vencer, porque el enemigo de las almas; el Diablo se aprovecha del desanimo, y de la separación de Dios para introducir su veneno y si es posible destruir a la persona que está lejos de Dios. Cuando estamos de la mano del señor el camino es más llevadero, es más fácil, porque entendemos que es Dios quien nos dirige, es él quien nos sostiene y nos mantiene y nos sustentará, por eso de la mano del señor no hay crisis que venga que no pueda ser soportada, porque es él quien nos sostiene de su mano, y su mano es poderosa, dice el salmo 91 que quien se abriga en el señor, quien busque su custodia, morará y permanecerá bajo el cuidado minucioso de Dios, esto no significa una vida sin luchas, sino que en su cuidado y bajo su cuidado, nuestra victoria en las luchas estará asegurada, también el otro salmo 24, afirma que quien está con el señor (el justo) puede caer siete veces (esto en sentido figurado quiere decir muchas veces) pero volverá a levantarse y a intentarlo otra vez, no porque sea más fuerte o más poderoso que los demás, sino que Dios estará con él, sin embargo los que no quieren aceptar a Dios en su vida (los llamados impíos; quienes eligieron rechazar a Dios y luchar solos) tristemente caerán en desgracia y quedarán postrados allí, donde quieres estar amigo o amiga, postrado esperando la destrucción o de pie de la mano del señor aunque aporreado un poco? La diferencia no la hace un milagro ni la suerte, la decisión está en tus manos, levántate del piso o donde te encuentres tirado y busca a Dios de corazón y dile ayúdame señor, necesito de ti, tengo miedo, tengo muchos temores, estoy avergonzado y sin ánimo, demuéstrame que tus promesas son reales, quiero confiar en ti, pero tengo miedo y dudas, ayúdame a levantarme, por favor, transforma mi vida y aumenta mi fe. Y llévame de tu mano. Que esta pueda ser tu petición hoy y desde ya puedas recibir lo que tanto necesitas; el cuidado amoroso de Dios.

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 08-Nov-2017