wwww.paztotal.org
El maravilloso cuidado de Dios para sus hijos.

Leido 457 Veces

Reflexion (Paz Total)

Porque los ojos del señor están sobre sus hijos y sus oídos atentos a sus oraciones, pero el rostro del señor esta contra los que hacen el mal. 1 Pedro 3:12

Para Dios todos nosotros somos sus hijos, hijos buenos y necesitados e hijos rebeldes y descarriados, y aunque el amor del señor es grande y mayor su misericordia, también el señor detesta el pecado aunque ame al pecador, y el señor muestra su gran amor en su misericordia que tiene inclusive por quien no la merece, Dios cuida de los suyos, lo demuestra una y otra vez. La biblia es un libro maravilloso repleto de promesas, una tras otra y todas tienen la mima condición, son únicas para los hijos obedientes de Dios. Aunque todos seamos sus hijos, sus bendiciones y sus provisiones son solo para sus hijos fieles, los que decidieron obedecerle a él. Los que le dejaron, se revelaron y aun se niegan a venir a él, se pierden las bendiciones maravillosas de Dios, estos se quedaron por fuera. Tal como lo define este texto; los ojos del señor están sobre sus hijos; es decir que Dios no deja de observar a sus hijos, donde están, que les sucede, sus padecimientos, sus necesidades, sus tristezas y sus penas, todo lo ve Dios en detalle, y siempre actúa en beneficio de sus hijos, aunque a veces no les de todo lo que ellos desean sino lo que necesitan y a veces un poquito más. No solo los observa atentamente sino que con detenimiento y mucha atención el sabe escucharnos, día y noche escucha nuestras suplicas, Dios no duerme, el tiene tiempo para escuchar a todos y cada uno de nosotros y para reconocer que es lo que realmente queremos decir aunque no lo decimos, y ninguna oración de un hijo suyo quedará sin escuchar y mucho menos sin atender. Pero también así como está atento a sus hijos, también su mirada observa con mayor detenimiento las acciones de los corazones que están lejos de él, no les dejará sin castigo a ninguno de ellos, sino que aun en medio de su maldad el señor les da un tiempo para que desistan de su mal proceder y le busquen a él y sean reconciliados ahora con él y formen parte de sus hijos justos. El señor es bueno, es paciente y misericordioso, pero también es justo, así que nunca confundamos su amor incondicional, con tolerar el pecado porque el señor enfrenta al pecador ya que detesta el pecado sea del tamaño que sea, pero está dispuesto a perdonarle si se arrepiente, en cual lado quieres estar? Del lado de los hijos de Dios que esperan su recompensa eterna? O del lado de los que se apartaron y rechazaron a Dios y están a la espera de recibir el peso de su furor. Esperemos en Dios que estemos del lado de los justos o en el camino, porque en mejor estar con el señor que un día sin él.

Autor: David Cedeño

Fecha de Publicación: 09-Nov-2017