wwww.paztotal.org
Si pudieras ver hacia atrás.

Leido 221 Veces

Reflexion (Paz Total)

Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. Salmos 28:7

Cuando revisamos nuestra vida pasada, hoy podemos decir con seguridad que Dios ha estado con nosotros, el rey David lo confirmaba al repasar parte de su vida y llegó a la conclusión, de quien era Dios para él, que espacio tenía en su vida, y cuanto había hecho Dios por él, en retrospectiva David reconoció que en el pasado había sido bendecido grandemente por Dios, miles de batallas vencidas, infinidad de luchas donde fue vencedor, hasta un gigante en su camino que derroto con la ayuda de Dios por allá en su juventud, por eso una vez reconocida la lista de bendiciones y cuidados de Dios en el pasado concluye con que su corazón siempre confió en Dios y Dios le ayudo, y por eso al conocer sus bendiciones su corazón se alegra por nunca estuvo solo, y por eso decide alabarle y cantar salmos de agradecimiento. De igual manera cuando nosotros vemos hacia atrás, no cabe duda de que hasta hoy Dios nos ha ayudado grandemente, nos ha bendecido enormemente y su mano poderosa, nos ha cuidado, si tienes angustia o preocupación en tu corazón solo detente y mira hacia atrás y veras como fuiste guiado, cuidado y bendecido en el pasado, a pesar de las luchas, pruebas o conflictos, has salido vencedor una y otra vez, y no por ti mismo, sino porque quien te ayuda es mayor que tu, te ama y te seguirá amando así como en el pasado, conociendo todas las maravillas que Dios ha hecho en tu vida, como no alabarle y aceptarle y agradecer todas su bendiciones para con nosotros?. Bien decía una autora Cristiana; “No tenemos nada que temer del futuro a menos que hayamos olvidado como el señor nos ha dirigido en el pasado” por eso miremos hacia atrás y reconozcamos que hasta hoy Dios nos ha ayudado, que hasta hoy el nos ha bendecido y por eso lejos de preocuparnos por lo que viene o falta por venir, dediquemos el tiempo para alabarle y decirle; gracias señor por tu gran amor en el pasado, por haberme ayudado una y otra vez, quiero alabarte y agradecerte lo que has hecho por mí y lo que de seguro tienes preparado en futuro; ayúdame a confiar y a esperar sin desesperarme.

Autor: David Cedeño

Fecha de Publicación: 14-Nov-2017