wwww.paztotal.org
Los que hacen cosas buenas son buenos?

Leido 213 Veces

Reflexion (Paz Total)

El que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios. Juan 3:3.

Hacer cosas buenas no significa ser bueno, aunque la palabra de Dios afirma por sus frutos los conoceréis, lo que está realmente en el corazón sale a la luz tarde o temprano, aunque pueda estar bien oculto por un tiempo, a veces nos emocionamos por la luz que emanan ciertas cosas o personas, sin embargo el tiempo mismo es quien determina la veracidad o la fuente de la luz que se puede ver exteriormente, el que regala comida no siempre le interesan las personas a quien se les da, no siempre el que de da un aventón en su auto tiene buenas intenciones, y no todo el que te regala flores te ama de verdad, o quien te besa te aprecia, sino observa a Judas como traiciono a Jesús después de un beso. Muchas veces los regalos vienen acompañado de una solicitud posterior o una intención oculta, por tal motivo solo quien en su corazón posee el amor de Dios sus frutos serán consecuentes con su corazón. Desde que el pecado entro en el mundo el ser humano nace con el corazón lleno de maldad y de pecado, desde niños pequeños ya vemos reflejado sin que nadie le enseñe a los niños; la esencia del mal, el egoísmo, la gritería, el querer imponerse, la manipulación, etc. si observa un bebe se dará cuenta que desde que nace ya empieza a manipular, a controlar a sus padres y a medida que va creciendo puede ver como el egoísmo da sus primeros brotes, y si estos males no son corregidos entonces el niño se irá torciendo en el camino. Es decir al nacer ya venimos defectuosos, es por eso que el mismo Dios asegura categóricamente que no hay nada mas engañoso que el corazón humano, no importa si eres sacerdote, pastor, estas en un convento o si eres el mismo papa, en nuestro corazón abunda el pecado y por eso necesitamos de un salvador. Desde que el hombre peco en el jardín del edén nuestra herencia es el pecado, por eso el mismo Jesucristo tuvo que venir al mundo como ser humano, vivir en la carne y luchar contra las tentaciones humanas y vencerlas, para así por su victoria pudiésemos tener ahora la opción de ser hijos de Dios, adoptados ahora por él y poder ser limpiados del pecado que habita en nosotros. Solo Dios puede transformar nuestras vidas pecaminosas y darnos oportunidad de salvación, transforma ahora señor nuestras vidas, y ayuda a que nuestro corazón pueda ser transformado por usted. Y que cada día los frutos de un corazón renovado y transformado puedan salir a la luz y los demás puedan ver en mí a una nueva criatura, nacida de nuevo en usted.

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 21-Nov-2017