wwww.paztotal.org
Haz el bien tu, no te preocupes por lo hagan los demás.

Leido 109 Veces

Reflexion (Paz Total)

Hasta donde dependa de ustedes, hagan cuanto puedan por vivir en paz con todos. Romanos 12:18

Vivir en paz, este es el deseo de todos, pero es la realidad de muy pocos, aunque todos hablan de paz, de tenerla y desearla muy pocos hacen algo para vivir en paz, los mismos que hablan de paz, son los que ofenden, maltratan, golpean, vituperan, retan y humillan a los demás sin embargo luego de todas sus acciones dañinas hacia los otros proclaman la paz con su boca, pero en su interior reina la discordia y ni un ápice de lo que dicen desean hacer. Así somos muchos hoy en día, por otro lado estamos los que nos molestan tantos las injusticias, vemos incorrecto muchas acciones y queremos hacer la diferencia creando justicia, e incluso introduciéndola obligado, sin embargo tanto los unos y los otros fallamos en algo, estamos más preocupado por lo que hacen los demás, que por lo que debo hacer yo. Fácil es ver los errores de los comerciantes especuladores y a los que deseamos que les caiga todo el peso de la ley por sus crímenes, pero si somos nosotros lo que tenemos de valor y queremos venderlo, esto si vale, y más de los demás, es decir el producto nuestro es excelente y vale, el de los demás no sirve, si soy yo el maltratado cuan ofendido estoy y cuanto me duele, pero si es el otro, entonces decimos; no fue gran cosa, es un bebe llorón, el punto es que los demás no tienen razón pero yo sí, los demás son malos, pero yo soy justo y perfecto, los demás se equivocaron pero yo nunca, me fallo una vez, que no cuente mas conmigo, etc., cuantas veces fallamos nosotros? cuantas veces tropezamos y cometemos errores? Pues si lo comparamos con los demás, hemos cometido pocos errores comparado con ellos, y si me toca hacer algo quiero saber primero cuánto van a hacer los demás? Tristemente en una ciudad, estado o país con personas así jamás podremos avanzar, porque pensamos que la responsabilidad de todo es de los demás y no mía, por ejemplo el caso de nuestro país; todos nos quejamos de los precios pero compramos más y acumulamos más, aunque no lo necesitemos, si solo alcanza para mi, pues entonces démelo a mí, los demás no me importan. En ningún momento de la historia se habían consumido más alimentos en nuestro país que ahora, pero resulta que cuando vemos esos productos que necesitamos y de verdad no necesitamos tantos, no solo compramos el que necesitamos sino que de ser posible queremos comprar el contenedor completo con todo para mí y los demás no me importan. Me he preguntado que hace una persona con treinta cremas dentales para una familia de tres miembros, y así como esto son incontables los despachos y las ventas de productos en este tiempo, y si usted llega al supermercado no va a encontrar porque ya alguien lo compro todo, de esta manera jamás podrá acabarse la situación, sin embargo culpamos a los demás por esto, la realidad es que ningún gobierno puede cambiar tus acciones, esa es una decisión tuya, ni siquiera Dios lo hace, es una decisión nuestra. Decidamos ser mejores por nosotros, y pidamos a Dios su ayuda. Sé que el llamado final de este tema consiste en que usted y yo seamos correctos, bondadosos, generosos y fieles, no por los demás, sino porque se lo debemos a Dios, es una orden de él, y de no cumplir en algún momento se inclinara la balanza y podemos estar del otro lado, es mejor dar que recibir, si alguien te pide; dale, porque en cual situación quieres estar? en la que das o en la que pides? Espero que puedas reflexionar en estas cortas palabras y decidas hacer tu lo mejor, no importa lo que hagan los demás, pero por sobre todas las cosas, haz tu lo mejor, Dios no te pedirá cuenta por el mundo hizo sino por lo qué hiciste tu para hacerlo un mejor lugar?

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 05-Dec-2017