wwww.paztotal.org
Dios jamás defrauda a quien le obedece.

Leido 268 Veces

Reflexion (Paz Total)

Ciertamente yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí para siempre”; pero ahora el Señor declara: “Lejos esté esto de mí, porque yo honraré a los que me honran, pero los que me desprecian, serán despreciados. 1 Samuel 2:30.

Hasta el día de hoy, Dios jamás a defraudado a quien le honra, Dios es fiel y su fidelidad es tan grande como su misericordia, y en su inmenso amor él sigue trabajando por nosotros, haciendo por nosotros, sin descansar, sin abandonarnos, aunque muchas veces nosotros le hemos defraudado. Si bien la biblia habla del amor de Dios en cada página también muestra que ninguna persona que haya decidido confiar en Dios ha sido avergonzada jamás. Y entre esas historias relevantes aparece la historia de unos jóvenes que eran amigos entre ellos, llevados esclavos a Babilonia desde niños y aunque llegaron a ese país como esclavos, al poco tiempo tenían los más altos cargos de ese país, ellos decidieron honrar a Dios incluso a consecuencia de sus propias vidas y como consecuencia, Dios les honro a ellos también, sin embargo su fidelidad estuvo a prueba el día que el alto dirigente del país erigió una gran estatua en su propio honor y bajo pena de muerte declaro que todo el mundo debería inclinarse ante la misma, esta orden no fue cumplida por estos tres jóvenes que no se doblegaron ante la orden, ya que esta iba en contra de Dios. El mandatario indignado les obligo a arrodillarse de nuevo en una oportunidad especial de misericordia, sin embargo los jóvenes no aceptaron el regalo de misericordia de aquel infame rey, porque aunque parecía bueno, la orden contradecía a Dios, y prefirieron morir calcinados en un horno de fuego ardiente ya que este era el castigo por desafiar la autoridad de su jefe. Aun así, ellos prefirieron honrar a Dios y Dios les honró a ellos al no permitirles morir estando aun dentro del fuego, dice la biblia que apenas cayeron en el fuego ardiente a su máxima potencia las cuerdas con las que estaba amarrados se quemaron, pero ni un cabello de sus cabezas fue chamuscado siquiera. Qué bueno es Dios en recompensar a los que se mantienen leales a él. Muchos de nosotros estamos siendo humillados y avergonzados cada día, porque quizás cada día estamos pisoteando el honor de Dios, con nuestra actitud. Un hijo de Dios fiel, no debería estar pasando vergüenza por su propia conducta, cuando es una promesa de Dios que los que le honran serán honrados, y si hasta hoy has vivido en deshonra a Dios que puedes esperar? Es tiempo de ser fiel a Dios y mostrar esa fidelidad incluso al costo de nuestras vidas, Dios paga y muy bien, deja que sea él quien te honre, y si tienes que arrodillarte ante alguien procura que solo sea ante Dios, no te vendas por un poco de pan, no traiciones a Dios por dinero, el tiene la posibilidad de darte mucho más de lo que puedas perder por amor y fidelidad a él. Se fiel a toda prueba.

Autor: David Cedeño

Fecha de Publicación: 27-Dec-2017

Volver