wwww.paztotal.org
Aun hoy, Dios nos sostiene de su mano.

Leido 244 Veces

Reflexion (Paz Total)

Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves! Mateo 6:26

Cuando hablamos del cuidado de Dios muchos arrugan la cara en señal de incredulidad y escepticismo, sin embargo el cuidado de Dios es REAL. Creas o no es una realidad innegable, muchos de los que leen estos mensajes menosprecian el contenido de ellos cuando se trata acerca de confianza en Dios, ya que en un mundo materialista, quien no trabaja no come, y si, aplica para algunos casos, pero Dios conoce las necesidades y capacidades de cada persona y actúa de acuerdo a las necesidades individuales de sus hijos, ese es un Dios personal e intimo, un Dios que piensa en mí de forma única y no colectiva, sino que conoce mi nombre, conoce cuántos hijos tengo, que tengo en la nevera e inclusive hasta el deseo mi corazón, y no solo lo sabe, sino que está dispuesto a complacer hasta cosas sin sentido o tan pequeñas como quizás un pequeño dulce, un helado, etc., así de bueno es Dios tal como un padre amoroso pendiente de sus hijitos. Quizás no lo crean pero en días pasados no obtuvimos recursos económicos de ningún tipo a lo largo de un mes entero, sin efectivo, ni dinero en el banco, solo a la merced de la bondad de Dios, y en fechas decembrinas, épocas de gastos y derroches para muchos, y de verdad que en este mes pudimos ver la mano de Dios en nuestro favor, día a día teníamos que comer, y las tres veces, salimos muy poco de casa, sin embargo con lo poco que teníamos nos aguantamos y no hacía falta nada, muchos amigos sin saber nos aportaron su ayuda sin saber si teníamos o no, y entendíamos que Dios había puesto en su corazón el deseo de ayudar, en las fechas especiales pensamos; bueno este año no nos toca nada, pero una familia especial nos invito a su casa y disfrutamos de una cena familiar navideña con ellos, que bueno es Dios, el nos garantiza el alimento, la salud, su compañía y sobre todo su amor, este mes aprendimos que si son necesarias las tres comidas al día, porque de otra manera el señor no las hubiera provisto, en nuestro techo casi todos los días caía una fruta que nos completaba la comida del día, y hasta el último día que no salí a buscarla, la fruta cayó desde el techo hasta la puerta de la casa, por si no quería ir a buscarla aquí estaba ahora, y por si fuera poco mi esposa me dice; me encantaría disfrutar de un helado contigo, y yo le contesto; bueno vamos a comprarlo, no lo dije en serio, pero mientras me preparo para salir, revise mi cuenta como todos los días y había un dinero depositado allí que para ese momento ni sabía ni quien lo deposito, pero para mí ese fue la respuesta de Dios de; les invito un helado!, así que mientras nos disfrutábamos de ese rico helado meditábamos en como sobrevivimos tanto tiempo sin dinero y sin recursos, y quien nos puede sustentar de esa manera milagrosa, que no sea nuestro buen Dios? Él lo ha prometido y es una realidad. A los cristianos se nos acusa de querer evangelizar a los demás con nuestra fe, pero amigo o amiga que lees esto, cuando tú has descubierto una salvación tan grande, un cuidado tan especial y hermoso como este, como no compartirlo con todo el que llega a tu lado y con el que te cruzas en la calle, No hay nada ni nadie mejor que Dios, y mi deseo para ti es que pruebes con Dios, el jamás te falla, y jamás lo hará, disfruta de las promesas y las hermosas bendiciones de Dios para los tuyos, conócele hoy mientras tienes la oportunidad y recuerda su promesa; Si Dios cuida de las aves, cuidará también de ti.

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 09-Jan-2018

Volver