wwww.paztotal.org
Se dará cuenta Dios que estoy sufriendo y necesitado?
Reflexion (Paz Total)

Mi Dios suplirá toda falta nuestra conforme a su gloriosa riqueza en Cristo Jesus señor nuestro. Filipenses 4:19

Una madre de cinco hijos, estaba desesperada por la situación económica que estaba sufriendo, su esposo estaba sirviendo en el ejército muy lejos de casa, y hacía mucho que no les visitaba, el único sustento del hogar estaba luchando a mas de dos mil kilómetros de casa, esta mujer le toco luchar sola por sus hijos, y tristemente hay muchos personajes que se aprovechan de las mujeres solas, quizás ofreciéndole una ayuda que le saldrá más cara o humillándolas con peticiones indecentes a cambio de satisfacer la necesidad de sus hijos, y aunque esta madre estaba dispuesta a todo por sus hijos, no tenía la intención de desobedecer a Dios, ni traicionar a su esposo, y mucho menos de ver sufrir más a sus hijos, no hay nada más difícil para un padre o una madre que su hijo le pida alimentos y que no tenga nada para darle, la impotencia nos llega al corazón y nos golpea el dolor de una manera horrible, tal era el caso de esta madre quien sentía que no podía más. En su desesperación clamo a Dios con fe, con dolor y también con agonía de su alma y sentó a todos los niños en la mesa, los hijos se alegraron al saber que iban a comer, sin embargo la madre no se atrevía siquiera a ver sus rostros, porque no tenía nada que ofrecerles, con cuidado sentó a cada niño en su lugar y le colocó un hermoso plato de lujo, les ordeno el cubierto al lado del plato y los niños se emocionaron, luego que todos estaban sentados ella le indicó a sus hijos que se cerraran los ojos para tener la oración de bendición por los alimentos, el hijo mayor abrió los ojos en señal de asombro y vio a la madre directo al rostro sabiendo que no había nada en la mesa, ni en la despensa, ni había porque agradecer en la mesa, sin embargo no dijo nada solo fijo su mirada en su madre a lo que ella también le miro y no pudo sostener su mirada en su hijo, uno de los niños menores le pregunto a su mama donde estaban los alimentos por los que darían gracias, ya que en la mesa yacían solo platos vacios y cubiertos. La madre con amor en su rostro y con el corazón destrozado, le dijo a su hijo pequeño mientras se inclinó a él y toco su cabeza; ya Dios nos los enviará, tranquilo. Así que el confiando en su madre cerró los ojos y juntos gradecieron a Dios por el alimento que No estaba en la mesa aun. Es difícil ver a Dios cuando estamos sufriendo, es difícil creer cuando todos nuestros sentidos nos traicionan, es doloroso saber que somos los proveedores, y no tenemos de donde proveer. Sin embargo hay un Dios en los cielos y nunca dejará a sus hijos solos, ni menos desamparados. Nuestro Dios suplirá siempre, en su momento lo hará, quizás tarde un poquito en algunos casos y en otros lo hará mas rápido pero siempre suplirá, solo debemos clamar como en la oración del padre nuestro; danos hoy nuestro pan de cada día. Dios es bueno y su amor por nosotros es para siempre, y jamás dejará desamparado al que necesite de su ayuda, que ciertos momentos hemos quedado al borde, como el caso de la madre con sus hijos, pero si recuerdas un poco el pasado en tu vida, Dios siempre a suplido nuestras necesidades aunque no parezcan venir de su mano. No temas hoy que haz de comer o que haz de beber, nuestro Dios suplirá conforme a sus riquezas y nos mostrará que el aun es nuestro sustentador, que el aun sigue siendo poderoso Dios. Si hoy ya estas al borde de la desesperación, no desmayes, colócate de rodillas; derrámate ante el señor y deja que el haga en ti lo que anhela hacer, colocar mas fe en ti.

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 30-Apr-2018

Volver