wwww.paztotal.org
No sigas por ese camino dónde vas!

Leido 93 Veces

Reflexion (Paz Total)

Se olvidara una madre de su niño de pecho? Aunque ella se olvidase, yo no me olvidare de ti. Isaías 49:15.

Dios aprieta pero no ahorca, es el dicho más popular escuchado, pero es realmente Dios quien aprieta?, la biblia nos enseña que el amor de Dios es tan grande que nos ha dado el privilegio de decidir por nosotros mismos lo que queremos hacer, cosa que ni aun nosotros como padres le permitimos a los hijos nuestros, no sé si usted recuerda a sus padres o a usted mismo repetir la siguiente frase: “Mientas estés en mi casa harás lo que yo digo y si no te gusta allí está la puerta”. Que opciones da esa declaración? Pues solo te deja obedece y punto. Sin embargo el amor de Dios es tan grande y tan especial que él desea que cada ser humano le obedezca por amor y por decisión propia, no por imposición como el caso de nosotros como padres, por tal motivo le ha dado la oportunidad a cada ser humano de servirle a él por amor o de rechazarle, pero rechazarle significaría que el dejaría que las consecuencias del camino que escogemos nos toquen, es decir el señor pone delante de nosotros las dos puertas o los dos caminos, el camino hacía el bien y el del mal y nos recomienda con amor que entremos por la puerta del bien, para que el pueda allí dirigirnos llevarnos seguro, pero también está la puerta hacía el mal donde si entramos lo haremos hacía nuestro propio riesgo, lo bueno es que aunque hallas entrado por la puerta de la perdición e inclusive vallas bien adelantado, puedes devolverte y entrar aun por la puerta hacia el camino correcto, pero en ambas decisiones la llave de las puertas las tenemos en nuestras manos. Cuando escogemos el camino del bien, le damos a Dios la posibilidad de dirigir nuestra vida y de llevarnos en la mejor toma de decisiones, de lo contrario le decimos a Dios; yo haré lo que quiera, soy grande, tomo mis propias decisiones, no te necesito en mi vida. Dios acepta la decisión nuestra y a partir de allí estamos por nosotros mismos, a nuestra cuenta, no es Dios quien nos va a castigar por haber decidido entrar a ese camino, pero ese camino trae sus propias consecuencias y maldiciones, y Dios tan solo espera con ansiedad que regreses, que te devuelvas y entres por la puerta rumbo al camino que él quiere para ti. Al final la decisión es tan solo tuya, el nos ama con un amor fuera de este mundo, un amor que no tiene comparación y en base de ese gran amor te dice no como tú y yo lo diríamos a nuestros hijos, sino que nos suplica; “hijo mío, no entres por ese camino, ese camino te lleva al dolor, al sufrimiento y quizás hasta la muerte, si decides entrar allí yo no puedo ayudarte, ya que al ingresar en el estas rechazando mi cuidado, pero si aun estando en ese camino clamas a mi yo te responderé, ingresare en el camino donde estas y te traeré de regreso al camino donde yo puedo cuidarte, te amo como una madre ama a sus hijos, y aun mas, te suplico no te separes de mi.” Que camino o que puerta tomaremos hoy?

Autor: david cedeño

Fecha de Publicación: 02-May-2018

Volver