wwww.paztotal.org
Promesas de Dios
Reflexion (Paz Total)

Porque todas las promesas de Dios son en él, si y en el amen, por muchos de nosotros, para la gloria de Dios. 2 Corintios 2:10.

La palabra promesa es un ofrecimiento que muchos de nosotros le hacemos a nuestros padres, hijos, esposa, hermanos y amigos de cumplir con rectitud y fidelidad un determinado deber, empleando una formula fija. Nosotros los hombres no podemos vivir sin promesas. Las promesas son el pan cotidiano que ilusiona y anima el alma del ser humano. Esperar el cumplimiento de una promesa, es esperar que se cumplan los anhelos del corazón. La mayoría de nosotros nos gusta prometer cosas a otras personas por qué necesitan algo o se lo ofrecemos para ayudarla voluntariamente, pero muchas veces son puras palabras con poco interés o salir del paso, le decimos cuenta con nosotros, pero no cumplimos , muchas veces lo hacemos para tratar de persuadir a nuestros hijos para que hagan lo que queramos cuando le decimos; por ejemplo que recojan sus zapatos y los guarden dentro de la zapatera, etc., entonces les prometemos que si mantienen sus zapatos en la zapatera al final del mes lo llevaremos de paseo, u otro premio, entonces ellos se preocupan en mantenerlos en su sitio. Pero siempre cumplimos las promesas hechas? Dios a través de sus palabras nos dice que sus promesas son condicionales y otras no lo son, en las condicionales el Señor está dispuesto a actuar bajo ciertas circunstancias cuando implica nuestra participación, y las no condicionales son las bendiciones que aunque no merecemos el sigue haciendo por nosotros. La promesa más maravillosa hecha a nosotros es que Jesus dijo que regresaría para buscarnos y llevarnos con él a morar eternamente, sin embargo esta promesa es condicional, dice; “Os tomare a mí mismo para que donde yo estoy vosotros también estéis.” Es decir que el señor viene a buscar a los que se parezcan a él, no a los desobedientes, borrachos, ladrones, infieles, hechiceros, falsos cristianos, etc., sino que viene por personas que viven como él y le representan dignamente, Dios permita que tú y yo estemos entre los que hacen suya esta maravillosa promesa.

Autor: Carlos Ramírez

Fecha de Publicación: 20-Jun-2018

Volver