wwww.paztotal.org
Dios te sustentará, no tengas temor, no tengas dudas!

Leido 8 Veces

Reflexion (Paz Total)

No olvidéis la hospitalidad, porque por esta algunos sin saberlo hospedaron ángeles. Hebreos 13:2

Era la escases mas fuerte jamás vista, tres años habían pasado sin llover una sola gota de agua, ni siquiera el rocío que cae en las madrugadas, la sequia destruyo todas las cosechas y fuentes de agua: Una mujer, viuda, pobre y con un niño pequeño, estaba recogiendo unas ramas secas para encender el fogón y cocinar el ultimo puñado de harina y aceite que tenía, era eso y luego esperar la muerte por hambre de ella y su hijo, que pasaría por su mente? no lo puedo imaginar, pero supongo que no quería pensar nada, ya que la agonía de ver morir a su hijo pequeño de hambre la destruía. En ese preciso instante llega un hombre de rasgos fuertes y le pide que le regale agua, algo que para en ese momento era vital, ya que había escases de agua, ella sin pensar en que le faltaría a ella luego, se levanta y va a buscar el agua para el forastero, pero el forastero la llama de nuevo y ella se regresa, y este le pide que le de un pedazo de pan también. Ella allí le explica al hombre que no tiene lo suficiente para darle, que solo tiene un poquito para una última comida para ella y su pequeño y luego solo recostarse a esperar la muerte. El forastero quien también era un siervo del Dios viviente le contesto; “Esta bien, ve cómo has dicho y prepara el pan, pero sírveme a mi primero y luego prepara para ti y para tu hijo, porque Dios ha dicho así; la tinaja de la harina no escaseará, ni se disminuirá la botija del aceite, hasta el día en que Jehová haga caer lluvia del cielo” No había una mayor prueba de fe que esta, dar el último alimento de su hijo confiando en una promesa de un Dios extraño para ella, sin embargo ella dio el paso de fe en el que nosotros tanto fallamos, ella confió en ese Dios que no conocía, fue y preparó el pan para el visitante, para ella y para su hijo, no solo esa vez, sino una y otra vez por muchos días, hasta que la lluvia cayó nuevamente. Estas palabras no han perdido fuerza alguna hasta hoy, nuestro Dios sigue poniendo en la senda de sus hijos, oportunidades disfrazadas, que requieren un gran salto de fe, y los que aprovechan esas oportunidades, encontraran mucho gozo y satisfarán sus propias necesidades. “Si derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el medio día; y Jehová te pastoreará siempre, y en las sequias pastoreará tu alma, y engordara tus huesos y serás como el huerto de riego y como fuente de aguas, cuyas aguas nunca faltan” Isaías 58:10,11 El mismo Dios de ayer sigue siendo el mismo Dios de hoy, y si él dice que no te preocupes que él te sustentará, no te preocupes, pues él así lo hará.

Autor: david cedeño

Fecha de Publicación: 11-Jul-2018

Volver