wwww.paztotal.org
Temor al qué dirán los demás.
Reflexion (Paz Total)

Dijo también Jeremías al rey Sedequías: ¿En qué pequé contra ti, y contra tus siervos, y contra este pueblo, para que me pusieseis en la cárcel? Jeremías 37:18.

Un rey llamado Sedequías, conocido como el último rey de Judá, su reino estaba sitiado por el reino enemigo, dirigido por el poderoso invasor babilónico el rey Nabucodonosor, el reino estaba en peligro de ser invadido y devastado, los profetas falsos anunciaban que ellos como reino vencerían a los invasores y no había de que temer, pero el único profeta verdadero de Dios que quedaba estaba preso en el patio de la cárcel, y esto a causa de decir cosas que no le agradaban al rey ni al pueblo, ya a este profeta lo habían torturado, encerrado y azotado por decir solo lo que Dios le decía que dijera, pero como a los oyentes no le gustaba esa palabra entonces tenía el profeta que sufrir por decir la verdad, el rey estaba consciente de esto, ya que cuando veía las cosas difíciles iba a donde el profeta personalmente y le pedía consejo. Pero tristemente no estaba dispuesto a obedecer esos consejos, en la última ocasión el profeta le dice; “Si te rindes al rey de babilonia salvaras tu vida, la de tus hijos y la de todo el pueblo, esta es la voluntad de Dios.” El rey entendió que esa era genuinamente palabra de Dios sin embargo el rey le dice al profeta que si no hay otra opción en la que no tenga que ser humillado o quedar mal ante el pueblo, el profeta le afirma que no, pero el rey insiste en que no puede rendirse, porque que van a decir los demás? Que van a decir los príncipes, que se rindió? Y el pueblo lo iba a ver como débil, el profeta le afirma de nuevo; si te rindes salvaras tu vida, la de tus hijos, y la de tu reino, de lo contrario puedes sufrir las consecuencias, el profeta le rogó que escuchara, pero el rey temía mas al qué dirán, mas al ridículo que a las consecuencias y tristemente decidió todo lo contrario a lo que Dios le afirmaba. El reino fue invadido, el rey capturado, todos los hijos del rey fueron asesinados delante de su vista y posteriormente le sacaron los ojos al rey y lo dejaron morir de angustia y desesperación en cautiverio. Y pensar que pudo haber evitado toda esta desgracia obedeciendo a Dios antes que a los hombres, retractándose de su orgullo y reconociendo la voluntad de Dios sobre la de él, aunque los demás no estuviesen de acuerdo. Esta historia es real tan real como la de muchos de nosotros que vamos por un camino equivocado y no nos atrevemos a dejarlo para que los demás no digan nada, para no perder el respeto de los amigos o conocidos, preferimos sacrificar la vida de nuestros propios hijos, familias, relaciones, etc., tan solo por un qué dirán los demás. Pero importa lo que los demás piensen? Es tiempo de decidir hacer lo correcto aunque no sea popular ni aunque le guste o no a los demás. Haz lo que Dios te diga aunque el mundo te juzgue, te rechace o te critiquen, haz lo que tienes que hacer, haz lo correcto.

Autor: David Cedeño

Fecha de Publicación: 29-Aug-2018

Volver