wwww.paztotal.org
La lucha de Satanás contra los hogares
Reflexion (Paz Total)

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20

La familia es el espacio más hermoso que el señor nuestro Dios ha creado, y a esta institución tan sagrada les otorgó el privilegio de educar a la sociedad, de compartir felicidad, dirección y equilibrio a los seres humanos, es a través de a familia donde el amor se demuestra, es a través de la familia donde crecemos espiritualmente, donde aprendemos a vivir sin egoísmo, a practicar el altruismo, la entrega y el sacrificio por los demás, y donde debemos disfrutar plenamente. Sin embargo desde los tiempos inmemorables, el enemigo de Dios ha ideado toda clase de planes a fin de atacar lo más preciado que Dios ha creado; la familia, Satanás no descansa, ni es feliz cuando ve familias unidas, matrimonios estables y hogares fieles, se vale de miles de herramientas para acabar con la felicidad y la paz del hogar, introduce el egoísmo, el chisme, la envidia, la desidia, el orgullo, la rabia, la crítica, el desamor, la traición, la falta de respeto y el abandono. Los que vivimos en las familias reconocemos que cada día es más difícil vivir en ellas y que cada día es agonizante estar en ellas, sin embargo quien creó la familia no está dispuesto a dejarla sola, sin embargo no puede ayudar a los hogares donde no se ha solicitado su ayuda, por eso el señor ve desde lejos a muchas familias y hogares, porque no le invitan a entrar, Dios está afuera de muchas casas, con anhelo de entrar y de cambiarlo todo, pero nadie quiere dar el primer paso e invitar a Dios a entrar, estamos más interesados en culpar a los demás de las situaciones y desgracias que de buscar una solución. La salvación Dios la entrego a las familias a través de su propio hijo, y quien tiene a Jesus en su vida tiene la salvación y nadie podrá arrebatársela jamás. Señor ven a mi hogar y ayúdenos a recibirle aquí, cambie nuestros pleitos en victorias, nuestras luchas en éxitos, nuestra angustia en gozo, y nuestra agonía en amor. Por favor señor venga y quédese en nuestro hogar.

Autor: David Cedeño

Fecha de PublicaciĆ³n: 10-Sep-2018

Volver