wwww.paztotal.org
Reflexion (Paz Total)
Hay tormentas en tu vida?
Cuantas veces has estado en una tormenta en el mar? La verdad yo nunca he estado pero que terrible sería estar en una situación así. En una de sus reuniones Jesús decidió ir al lago de Genesaret, tomo un barco junto con sus discípulos, el maestro estaba agotado así que decidió ir a dormir un rato, todo estaba tranquilo el cielo lleno de hermosas estrellas, la luna alumbraba suavemente y de repente todo comenzó a cambiar, lo que estaba tranquilo ya no mas, comenzó una terrible tormenta, los discípulos comenzamos hacer todo lo que habían aprendido en su antiguo trabajo como pescadores, pero sus esfuerzos fueron en vano así que tuvieron miedo de naufragar, y perecer en la tormenta, y por un momento se habían olvidado de que el creador de todo estaba con ellos, hasta que un relámpago alumbro la densa oscuridad y vieron que Jesús dormía plácidamente en medio de esa terrible tormenta. Y gritaron con desesperación; Jesús, Jesús! Como puedes dormir con esta tormenta no ves que parecemos, más Jesús estaba disfrutando de una paz que nadie en esa embarcación poseía, Jesús el que había sanado enfermos, echado fuera demonios, ahora extendía su mano y exclamó las siguientes palabras; “Calma, enmudece” (Silencio! ¡Quédate quieto!), Guao, que bendición para aquellos que habían perdido la esperanza, Jesús se las devolvió en segundos, ahora todo quedó en perfecta tranquilidad y les dijo con tristeza a sus discípulos; porqué habían temido, si estaban allí con él? Cuando tenemos problemas de la inmensidad de una tormenta nos desesperados, hacemos por nuestras propias fuerzas los necesario para salir o solucionar, pero nos olvidamos que Jesús está en el mismo barco donde estamos, y peor aún, nos olvidamos que es él quien conduce nuestro barco, pero nos afligimos, renegamos de Dios, dudamos y le hacemos culpable de todo lo que nos pasa, pero el siempre está dispuesto a decirle a nuestros problemas; “callen, enmudezcan” o mejor; “Silencio! ¡Quédense quietos”. Nunca te olvides de ese que hizo todo por ti y nunca dudes que él te puede librar, de cualquier problema y el día que lo hagas sólo recuerda que el está allí siempre, sólo debes buscarle en medio de la oscuridad y el te dará la paz que sólo él puede dar.
Jesús se levantó y dio una orden al viento, y dijo al mar: Silencio! ¡Quédate quieto! El viento se calmó, y todo quedó completamente tranquilo. Marcos 4:39

Autor: Evelyn Vanegas

Fecha de Publicación: 05-Feb-2019

Volver